Mensaje a los cristianos.

Camilo Torres


El cristiano es hijo de la verdad y su actitud ha de ser veraz. No debe embestir contra molinos de viento pero tampoco debe ocultar su cabeza como el avestruz de la fábula. Ni ilusionismo ingenuo, ni realismo miedoso. Ser cristiano significa jugarse "totalmente" por la verdad sin asustarse si su ruta lleva a la cruz...

Frente a una "revolución en marcha" es imposible permanecer neutral... No vemos cómo puede conciliarse una actitud auténticamente cristiana con una actitud cerradamente antirrevolucionaria, opuesta al cambio radical y urgente de estructuras.

Se requiere un cambio profundo e integral de estructuras, un cambio urgente que dé respuesta al jadeante y rabioso anhelar de las masas

Y las masas están en disponibilidad, están en marcha.

No oponerse a esta marcha, aún más, propiciarla involucra evidentemente un riesgo (nadie puede saber exactamente dónde termina la revolución), pero la vida es riesgo y el cristianismo no es una religión de seguridades muelles sino de generosas locuras. Lo importante -este ha de ser el imperativo del cristianismo de hoy- es la sinceridad, la veracidad, la lealtad.



Publicado en la revista católica "Mensaje", dirigida por padres jesuítas, entre los que figuran los eminentes Vekemans sociólogo) y Zañartu (economista) como mentores principales, núm. 115, p.592

  English

Más reciente revisión: Marzo 17, 2002.

 

.